PROYECTO DE INVESTIGACIÓN

CLASIFICACIÓN Y PRONÓSTICO DE LA REHABILITACIÓN DE PACIENTES CON FISURAS DE PALADAR

Problema clínico. El problema se refiere a las malformaciones congénitas ubicadas en el labio y/o paladar, las cuales se denominan fisuras de paladar primario (foto 1) y/o secundario (foto 2) respectivamente. Las características de estas fisuras pueden ser muy diversas, ya que además de las implicaciones estéticas, se presentan otras relacionadas con la función masticatoria y el lenguaje, así como afectaciones psicológicas tanto en el paciente como en el seno familiar. En este sentido, la rehabilitación de estos pacientes significa un proceso complejo y lento por estar relacionada con el crecimiento y el desarrollo del individuo, y es en función de dichas características que se define la magnitud y complejidad de las fisuras, lo que a su vez determina hasta dónde puede rehabilitarse al paciente. Dichas malformaciones, son un problema que se presenta ampliamente en todo el mundo. En el caso particular de México, la frecuencia es de uno de cada 800 nacidos vivos, lo que significa una población aproximada de 120 mil pacientes con fisuras de paladar en nuestro país; de aquí la importancia de tener calidad y eficacia en la atención proporcionada a estos pacientes.

Foto 1: Fisura de paladar primario


Foto 2: Fisura de paladar secundario


Los pacientes que presentan una fisura de paladar deben ser atendidos, por un grupo de especialistas de diferentes áreas: Cirugía, Ortodoncia, Psicología y Terapia de Lenguaje, las cuales conforman una clínica multidisciplinaria de labio-paladar hendido, cuyo objetivo es rehabilitar al paciente y llevarlo a una condición biopsicosocial normal.

Este trabajo se desarrolló en el Servicio de Cirugía Reconstructiva del Hospital Pediátrico de Tacubaya perteneciente al Instituto de Salud del DDF en la Cd. de México con la participación de un grupo de especialistas de las diversas áreas que participan en la rehabilitacióin completa del individuo.

Objetivo. El objetivo principal de este trabajo es desarrollar una herramienta que ayude al médico en la descripción y valoración de pacientes que presenten fisuras de paladar y hacer su pronóstico de rehabilitación. Asimismo, poder evaluar el avance de la rehabilitación de dichos pacientes, mediante la comparación del estado inicial de la lesión y su resultado postoperatorio. La metodología se sustenta en el enfoque lógico-combinatorio de la teoría de reconocimiento de patrones.

Metodología

Evaluación de la rehabilitación de los pacientes. Para poder hacer la evaluación del avance en la rehabilitación, se hizo una clasificación del estado postoperatorio del paciente. De manera conjunta con los expertos, se definieron cinco clases postoperatorias para cada especialidad: excelente (E), muy bien (MB), bien (B), regular (R) y mal (M), las cuales se determinaron a partir del seguimiento del paciente. Estas clases dan una valoración de experto acerca del estado del paciente en cualquier momento. Mediante estos criterios los pacientes que van recibiendo tratamiento pueden ser clasificados en alguna de estas clases. Es importante mencionar que la lesión original del paciente no se considera porque el objetivo de dichas clases es proporcionar el criterio que los expertos tienen para evaluar (clasificar) la rehabilitación lograda en el paciente y es a partir de estas clases postoperatorias que se hace el pronóstico de pacientes posteriores. En las fotos 3 y 4, se muestra un ejemplo de la rehabilitación lograda en una paciente cuya fisura original era de paladar primario.

Foto3. Condición original
Fisura de paladar primario.
Foto4. Condición final
Rehabilitación lograda

Pronóstico de rehabilitación. El pronóstico de rehabilitación, está concebido como el resultado de una clasificación supervisada, utilizando una matriz de aprendizaje conformada con la descripción de la condición original de pacientes que ya concluyeron su rehabilitación (pacientes dados de alta), y un algoritmo de clasificación de precedencia parcial. Las clases de la matriz se conforman aplicando los criterios que definen a las clases postoperatorias, a la valoración final (última valoración de seguimiento) de cada uno de los pacientes dados de alta, que integrarán la muestra de aprendizaje. Por tanto, la matriz de referencia queda estructurada por las cinco clases (E, MB, B, R, M). Cada paciente es clasificado (pronosticado), mediante la comparación de dicha descripción inicial con las descripciones, también iniciales, de los pacientes dados de alta que conforman la matriz de aprendizaje, siendo los pacientes más relevantes para dicho pronóstico aquellos que son más semejantes al paciente que se pretende clasificar.

Modelación matemática. Para describir las fisuras de paladar fue necesario definir, de manera conjunta con los cirujanos, las variables relacionadas con las diferentes estructuras anatómicas afectadas. Para la valoración inicial del paciente, se definieron 18 variables: 2 relacionadas con el paladar, 9 con el labio, 7 con la nariz; y para la valoración postoperatoria (después de cada procedimiento quirúrgico) se definieron otras 4 variables [3]. En total, se tienen 22 variables para hacer la descripción inicial y la valoración postquirúrgica del paciente. Asimismo, la analogía entre dos fisuras se formalizó mediante el concepto de función de semejanza [4], la cual se construye a partir de los criterios de comparación [5] generados para cada variable. Con la formalización del problema clínico (variables, criterios de comparación y funciones de analogía) y con el uso del algoritmo de clasificación, fue posible hacer el pronóstico de los pacientes.

Herramienta computacional. La herramienta está basada en el modelo matemático que formaliza el problema clínico y está desarrollada bajo el ambiente Microsoft Windows con el lenguaje de programación Borland Delphi versión 3.0. La base de datos se hizo con Database Desktop y las tablas se generaron en formato Paradox versión 7.0. Los requerimientos computacionales para su uso son: sistema operativo Windows 95 o superior, memoria RAM 32MB, monitor color SVGA, al menos 1MB libres en disco duro para su instalación y 5MB para la base de datos. La herramienta computacional está estructurada con cuatro procesos: 1) valoración inicial del paciente, 2) seguimiento del paciente, 3) consultas y 4) administración. Actualmente se tiene la primera versión de la herramienta (ver figura 1) instalada en el Servicio de Cirugía Reconstructiva del Hospital Pediátrico de Tacubaya del Instituto de Servicios de Salud del DDF en la Ciudad de México y se tienen registrados 120 pacientes, con sus respectivos pronósticos y evaluaciones de la rehabilitación.

Figura 1. Primera versión de la herramienta computacional para la clasificación y pronóstico de la rehabilitación de pacientes con fisuras de paladar